24/08/2019

Editorial

Campeones de la Vida

Cuando la convicción predomina

30/06/2017

Campeones de la Vida

Es imposible abstenerse de comentar el episodio que cerró la clasificación a la final de la Copa Confederaciones de nuestra selección chilena. Los que hemos pasado los cuarenta años, pertenecemos a una generación castrada y prohibida de triunfos. Siempre existió el “casi, casi”, o el error de último minuto, el arreglín bajo cuerda, el cobro injusto, el autogol, la moral baja, en fin, diversos ingredientes que nos obligaban a tomar palco para observar triunfos ajenos.

Sin embargo, desde un tiempo a la fecha, este grupo de hombres, nos han demostrado, con hechos concretos varias enseñanzas, las que sin duda alguna, son aplicables a cualquier ámbito:

Si vamos a soñar, que sea en gigante. Los límites los autoimponemos nosotros mismos. No hay mejor epopeya que la lucha por los sueños.

Trabajo en equipo. Claramente cada uno en su función aporta con sinergia al grupo. Con colaboración, apoyo, involucramiento, convicción, esfuerzo y fuerza.

Liderazgo, sin mayores comentarios. En momentos críticos el líder mantiene la calma, contiene, dirige y saca lo mejor de los dirigidos, con escucha activa, acompañamiento e involucramiento. Claudio Bravo junto con demostrar su astucia como arquero, también deja en claro que cuenta con cojones gigantes y que es capaz de transmitir la confianza necesaria para enfrentar desafíos bajo máxima presión.

Estrategia y Táctica. Pizzi ha sido un hombre que sabe la diferencia entre ambos conceptos, quien con pragmatismo, caballerosidad, humildad y convicción se ha apoderado del tablero de ajedrez para hacer sus jugadas. A veces incomprendido, pero que más, hasta ahora ha sido efectivo (eficaz + eficiente).

Creerse el cuento. Ya no hay espacio para el chaqueteo. El que quiere ser el mejor, sabe que el rival a vencer es él mismo. En la medida que se vaya trabajando bajo objetivos claros y metas exigentes, los resultados se dan. En diez años estos muchachos han logrado posicionar a nuestro país en el orbe, enfrentando con mirada intimidante a cualquier rival sin importar su categoría y pergaminos.

En lo personal, no importa lo que suceda el próximo domingo. Mentira, si estos gladiadores traen un triunfo y la copa, nuestros niños soñarán en grande, sumarán leyendas a sus cuentos y fantasías, donde sus nuevos héroes serán muchachos chilenos, hijos de vecinos, hijos del rigor, que comenzaron, muchos de ellos con el hambre real que se vive  bajo la línea de la pobreza, esa hambre que despierta la superación y la exigencia así mismo de cambiar su realidad. Héroes que tuvieron su oportunidad y se aferraron a ella, con dientes y uñas. Estos héroes, que siguen pensando en sus madres, en sus familias sin olvidar sus origenes, aspecto que los hace más grandes.

Desde ya gracias campeones, porque para nosotros son los verdaderos campeones de la vida.

Martín Peña y Lillo N.

Foto: 24horas

 

Noticias Relacionadas

03/07/2017

Errar es de Grandes

30/06/2017

Campeones de la Vida

27/04/2017

Agridulce Día del Carabinero 2017